Como todo y como todos al iniciar un proyecto en el cual por mucho sabes poco, me lance de cabeza confiando en que todos estaban allí para ayudarme, en que todos por lo menos me iban a dar esa voz de aliento o algo que me impulsara a seguir adelante… pero no fue así.

Quiero aclarar que al día de hoy no me arrepiento de nada, pues sin esos sucesos no estuviera hoy donde estoy, quizás no estoy como quisiera estar, pero por lo menos me siento cómodo en lo que encuentre la manera para dar el siguiente paso.

Al grano. Solo si hubiera sabido que mis principales problemas iban a ser mis “Amigos” de seguro que no hubiera siquiera tocado el tema con ellos, por lo menos para conservar esa “amistad”.

No me lastima, ni siento rencor por ellos por lo que hicieron, solo me da aun curiosidad de saber el porque las ganas de lastimar o de sentir envidia por el éxito de alguien cercano a ti y peor aun, porque querer hacer daño a alguien que solo busca el bien de todos y se levanta con las ganas de luchar sin importar la situación.

Tengo claro que no solo sucede con amigos, que cualquier persona puede hacerlo, que tienes que estar precavido de todos sin llegar a desconfiar y ser negativo.

Cuanto hubiera pagado por que me dijeran que ALGUNOS QUIEREN VERTE BIEN, PERO NO MEJOR QUE ELLOS.

También es cierto que así como no hay que confiar en quien dice querer lo mejor para ti, hay que aprender a valorar a quienes ves que en realidad son un motor en tu vida, y que así como ellos son contigo, tu seras con ellos.

Créditos: 

Gracias por ser quienes son sin importar la situación.

Jorge, Nidia, Amelia, Valerim, Kevin, Santiago, Johan, Jonathan, Aleja, Flor, Patico.